Buscar

lunes, 30 de septiembre de 2013


Las suaves sábanas se pegan a mi cuerpo impidiendome salir de una cama que,aunque sea pequeña, no deja de ser MI cama.
Remolonear dando vueltas en el colchón mientras la luz entra tímidamente por la ventana. Y abrir un ojo, solo uno, porque el derecho se resiste a despertArse.
Hoy disfruto de los pequeñoeros placeres de un amanecer sin obligaciones diarias.
Mañana comienza la tan odiada y a la vez deseada rutina.
Mañana empieza mi año. Un nuevo año con el que a día de hoy, y desde mi cama, pienso que no se me va a resistir. Espero no despertar de lo que se que no es mas que un sueño.

2 comentarios:

  1. Muy bonito. Sin comenterios. Q bien plasmas los sentimientos

    ResponderEliminar