Buscar

miércoles, 30 de agosto de 2017

YA VAN CUATRO


Cuatro meses hace ya.

 Ojala pudiera detener el tiempo y revivir una y otra vez todos los momentos que hemos estado juntos durante estos cuatro meses, incluso los horribles primeros días. Aunque estoy segura de que los momentos que quedan por venir serán insuperables.

No hay suficiente espacio en mi cuerpo para albergar todos los sentimientos que me invaden cuando sonríes, cuando tonteas con la teta, cuando nos provocas para que te hagamos caso, cuando lloras de mentira, cuando te entretienes viendo la tele, cuando leemos juntos en inglés, cuando te pones ansioso por comer... y un sin fin de cuandos más. Porque cada situación es tan especial que me encantaría guardar y recordarlas todas.

Te estás haciendo un bebé grande. Ya atiendes a todos los ruidos, sonríes con cada tontería que te decimos, sostienes la cabeza perfectamente, agarras los juguetes, te los llevas a la boca...

Mi vida ha cambiado por completo, las fiestas ya no son lo que eran, las cenas de amigos por la noche tampoco... Cambios que serían difíciles de sobrellevar en circunstancias normales y que sin embargo no me cuesta ningún trabajo asumir teniendo en cuenta tu propia felicidad y bienestar.

Nos separamos unos horas y lo pasé reguleras. Algo que nunca he entendido ahora lo vivimos nosotros y cobra todo el sentido. Y es que todo gira en torno a ti, incluso nuestras propias vidas.

Llevas cuatro meses haciendo felices a todos los que te rodean.
Se avecinan cambios para todos, pero juntos podremos con todo.

Gracias por convertir nuestra pareja en una familia.

A + L = C

sábado, 26 de agosto de 2017

FIESTAS DIFERENTES

Añoro aquellas fiestas en las que se empezaba a organizar todo desde el mes anterior. Aquella época en la que los cubatas se bebían de cinco en cinco, en la que el puesto de los churros o el de patatas fritas eran el salvavidas para poder continuar una noche en la que se bailaba durante horas y NO dolían los pies.
Aquellas fiestas que resumían en dos días todo un verano genial. Fiestas intensas en las que vivíamos por la noche y dormíamos por el día.
Fiestas en las que cantábamos todas las canciones de la orquesta. En las que los bailes raros eran seguidos por todo el grupo y en las que hablando con unos y con otros llegaban las 5 o 6 de la mañana.
Recuerdo todo aquello y ahora SIMPLEMENTE ESTÁS TU. Y me encanta.
Cambios que van surgiendo. Vidas que van cambiando. Y fiestas que se viven diferentes.

sábado, 19 de agosto de 2017

1- 2 SEMANAS

Hace justo un año nuestra vida dejó de ser cómo era.

Las sospechas eran infundadas, pero finalmente lo hicieron cierto.

Un viaje a Paracuellos y nervios para conocer algo para lo que no estábamos preparados.

Sin esperar a la mañana siguiente, la ansiedad por conocer si las dudas eran certezas pudo con nosotros. El predictor me quemaba en las manos y nada mas llegar a casa, nos hicimos la prueba.

Los dos juntos sentados en la mesa esperamos 1 minuto a que saliera el resultado, y unos segundos más para que aparecieran las semanas.

«Embarazada» dije, y él no se lo podía creer. Y la verdad que yo tampoco. 1-2 semanas.

Sentimientos encontrados comenzaron a vernise a la cabeza, a sentirse en la piel y desde entonces todo cambió.


miércoles, 9 de agosto de 2017

SE SIENTE EL INVIERNO


Ya se siente el invierno.

Despertarse con una sábana arropando un cuerpo aún sin abrigar pero que poco a poco se irá cubriendo de prendas.

El suave y silencioso movimiento de unos árboles que parecen anunciar a gritos que los días de verano tocan su fin.

Los días cada vez más cortos. El sol perezoso que no quiere levantarse pronto mientras la luna intranquila quiere vigilar la noche cuanto antes.

Son muchos los símbolos que indican que la rutina está a la vuelta de la esquina, que los días de verano darán paso al otoño antes de que el invierno irrumpa con fuerza.

Un invierno largo en el que añorar los días de sol y piscina​, un invierno rutinario que tardará en pasar, un invierno azul oscuro con toques blancos que este año se nos presenta incierto, diferente, raro, lejano...

Veremos que nos depara ese invierno que tanto me gustaría que tardara en llegar.

UNA CABAÑA PARA DOS


Deportivas y pantalón corto. Gorra y sudadera. Y no pueden faltar tus gafas de sol graduadas.

De esa guisa te veo alejarte por los caminos para explorar el terreno y no puedo evitar enamorarme aún más de ti.

Unas vacaciones raras, diferentes que sólo tu y yo podemos hacer especiales. Una cabaña para dos y Carlos, una piscina sin cesped y con el agua helada, toda una zona sin cobertura y un menaje transportable en el que no falta de nada.

Me sorprendes en cada viaje. Contigo conozco lugares que sin ti nunca hubiera conocido.

Osos, lobos, ciervos, buitres e insectos .

Reconozco que en principio soy reacia, desconfío e incluso me molesto ante determinadas situaciones, pero luego me alegro enormemente de confiar en ti y de que cogida de tu mano vivamos nuestras aventurillas por paisajes y lugares envidiables.

Gracias por permitirme descubrir el mundo junto a ti, a tu lado y de tu mano.

martes, 1 de agosto de 2017

HACE DOS AÑOS

Hace dos años, un 1 de agosto mi vida dio un gran vuelco.

El 1 de agosto de 2015 unimos nuestras vidas PARA SIEMPRE, y si en aquel momento las dudas rondaban a algunos de mis pensamientos, hoy estoy del todo segura de que así será.

En dos años me he enamorado de ti en el sentido más profundo de la palabra. Te has convertido en mi compañero de viaje, en mi apoyo, en mi cuidador, en mi confidente y en el padre de mi hijo.

Si, nuestro hijo. Algo que no teníamos ni planeado ni si quiera planificado para un futuro cercano, pero vino para hacernos más felices aún de lo que éramos.

Llevamos dos años siendo nuestra propia familia. Dos años en los que hemos cambiado de casa, en los que hemos aprendido a organizarnos, en los que hemos compartido tareas. Dos años en los que hemos viajado, en los que hemos cuidado el uno del otro, en los que hemos pasado por buenos momentos, y no tan buenos.

Seguramente no seamos la pareja perfecta, pero no imagino a alguien mejor que tu para acompañarme el resto de mi vida.

No eres detallista (algo que siempre te he recriminado) pero cuando el amor alcanza ciertas dimensiones,
 los detalles pasan a un segundo plano. (Lo que no quiere decir que me gustaría tenerlos)

Me encanta cuando me preparas la comida, cuando me «obligas» a quedarme en el sofá cuando me sientes cansada. Adoro tus tonterías, repito tus dichos raros y agradezco enormemente que no me hagas conducir en los viajes.

Tus pies son mi mejor brasero, tus besos mi mejor medicina y tus caricias mi mayor consuelo.

Podría darte las gracias por mil y una cosas, pero prefiero demostrártelo día a día, siguiendo por este camino de construcción de una familia.

Hace dos años nuestros caminos se unieron para siempre. TE AMO

domingo, 30 de julio de 2017

TRES MESES: POCO Y MUCHO

Tres meses: poco y mucho tiempo a la vez.
Llevas 3 meses con nosotros. 13 semanas, 91 días... en los que has sido el centro de nuestras vidas, en los que todo nuestro universo ha girado en torno a ti.

 3 meses en los que nos hemos ido conociendo. 13 semanas de primeras veces. 91 días en los que la inexperiencia y los miedos han dado paso a la confianza y certeza de afianzar nuestra relación, de enseñarnos cosas mutuamente.

Dicen que los tres primeros meses son los más complicados y tu nos lo has puesto excesivamente fácil.

Ya sé cuando necesitas dormir, cuando y cuánto quieres comer. Reconozco tu llanto teatrero y muero de amor con tu media sonrisa.

En solo tres meses has ido más de cuatro veces a un centro comercial, te has bañado en la piscina y en la playa, te hemos cortado el pelo más de una vez...

Disfruto viéndote disfrutar a la hora del baño. Me siento inmensamente feliz comprobando cómo y cuánto creces. Admiro perpleja cómo te entretienes viendo los dibujos en la tele, cómo escuchas mis canciones y cómo nos sigues y nos buscas con la mirada.

A veces tengo la sensación de que llevas toda la vida con nosotros y otras veces parece que el tiempo vuela.

En ocasiones me descubro pensando lo que sucederá en el futuro, imaginado lo que pasará en unos años y otras veces desearía detener el tiempo y seguir siendo tan feliz como lo soy ahora.

Mi vida ha dado un vuelco, han cambiado muchas cosas que puedo llegar a echar de menos. Me alegro de haberlas vivido en su momento, y no las cambiaría. Al igual que tampoco cambio la vida que ahora nos toca compartir a tu lado.

Te quiero tanto que me duele por dentro. Quiero cuidarte siempre, quiero acompañarte y guiarte en el maravilloso viaje por la vida.

La sensación de creer que fue ayer cuando nos reunimos por primera vez se mezcla con la de sentir que siempre hemos estado juntos.

Felices tres meses: poco y mucho tiempo a la vez.

A y L = C