Buscar

viernes, 30 de junio de 2017

MI REFERENTE. ENHORABUENA


No vayas a decir que ya no vale, porque aunque haya que pedirlo, los sentimientos están ahí siempre (y lo sabes)

Hoy termina un nuevo curso en el que, como año tras año, has conseguido ser la mejor profe de todas.

Nuevamente has hecho amigas en las que estoy segura has dejado huella y a las que te referirás como las compis de X cole.

Los cambios son complicados, y tu los asumes con resignación. Los comienzos son difíciles, y tu consigues hacerlos llevaderos con la confianza que lalo
 experiencia te ha facilitado.

Cada año un nuevo reto, un nuevo cole, unos nuevos compañeros y un nuevo grupo de niños a los que conozco aunque no los vea nunca.

Eres mi ejemplo a seguir en muchísimos sentidos, pero como profe te llevas la palma.
Mi camino hasta llegar a donde estoy ha sido más largo que el tuyo, he hecho muchas más paradas, pero al final he conseguido mi objetivo. Y tu has sido, eres y serás mi referente.

Voy siguiendo tus pasos, pidiéndote ayuda, escuchando tus consejos, poniendo en práctica todo lo que me dices...

Este año no vas a conseguir la ansiada plaza que tantas miles de personas quieren. Pero has luchado por ella y estoy orgullosa de ti.

Quizás para muchos niños sea eso lo mejor, pues todos se merecen cruzarse en sus vidas, aunque sea solo un año, unos meses o unas semanas a una profe como tu.

Una profe a la que le encanta su trabajo, que se enfada cuando los demás no lo valoran. Una profe que piensa mucho en los niños, que sabe lidiar con los padres, que se involucra y que ama su trabajo.

Hoy es el fin de este nuevo año. El curso que viene otros niños disfrutaran y aprenderan contigo y yo estaré deseando que compartas todo eso conmigo.

No solo te quiero, sino que también te admiro, y mucho.

Siento que muchas veces necesitas más de mí. Tu siempre sabes que decirme, eres detallista y parece que siempre tienes todo bajo control. Eres la fuerte.

Me conoces y sabes lo desastre que soy. Me apoyo siempre ti, se que siempre vas a estar para sacarme de cualquier situación, para dar luz cuando lo veo todo negro, para reñirme cuando me pongo cabezona con algo que me afecta y no tiene tanta importa como yo creo.
Te pido perdón por no ser igual en ese sentido y no estar a la altura.
Y es que entiendo que muchas veces eres tu la que necesitas palabras de consuelo y hechos espontáneos que a mi me faltan hacia ti.

Se que siempre vas a estar ahí y tu papel de dura en la familia quizás sea el culpable de que no te «atendamos» cómo deberíamos.
Pero de verdad sabes lo importante y necesaria que eres en mi vida y lo muchísimo que te quiero.

Enhorabuena por este curso que termina y adelante con todo lo que venga.

I LOVE YOU SISTER

2 comentarios:

  1. Yo estoy orgullosísimo de las dos. Os quiero mucho... Y LO SABÉIS!!!!!

    ResponderEliminar